martes, 19 de agosto de 2008

El Sistema Operativo Más Sencillo

Sinceramente, no me imagino que pueda existir un usuario que prefiera utilizar un sistema operativo (SO) que no sea el más sencillo posible. Lo ideal es que resulte transparente al usuario final. Un SO no debe obstaculizar la ejecución de los programas que los usuarios utilizan a diario para trabajar. Por eso, nadie quiere tener problemas con él. Es más común encontrar usuarios dispuestos a tolerar bugs de aplicaciones, que bugs de SO. Los bugs de los sistemas operativos resultan altamente irritantes.

Durante muchos años, la publicidad de Microsoft nos ha vendido que Windows es el SO más sencillo de usar. Muchos, hoy en día, lo siguen creyendo. Me aventuro a pensar que más del 90% de los usuarios de PC deben tener esta convicción. En los últimos años, han surgidos miles de blogs y páginas idolatrando a las distintas distribuciones de Linux. Hoy, Linux es una opción muy estable y fuerte para PC. No es tan popular como el monstruo de Microsoft, pero los usuarios de Linux (muchísimo más fundamentalistas que los de Windows) se han encargado de propagar por todos los medios la idea de que Linux es más estable, sencillo y seguro.

Creo que no cabe duda que cualquier distribución de Linux es más segura que todas las versiones de Windows juntas. Practicamente no existen virus que ataquen al SO del pungüino (Tux para los amigos), ni fallas de seguridad importantes (agujero como el que se encontró hace poco en los algoritmos de encriptación que usa Debian no es nada comparado a todos los backdoor y vulnerabilidades que siempre tuvo Windows). En el terreno de estabilidad, los dos parecen bastante parejos (quizá Linux siga ganando un poco más la batalla como servidor). Pero si nos adentramos en el terreno de lo "sencillo", de la usabilidad, nos enfrentamos a conceptos subjetivos y a mucho-fanático-que-anda-dando-vuelta.

Parafraseando a Obi-Wan Kenobi en Star Wars Episode III: "Sólo los tiranos piensan en absolutos".

La mente humana tiende a ser fanática, tiende a pendular entre los extremos con cada decisión bivalente a tomar. Esto significa: hoy soy fanático a morir de Java, mañana descubro que Java no era perfecto y me hago fanático a morir de .NET, pero también encuentro que .NET no es perfecto y vuelvo a Java, pero no tan al extremo, y así mi fanatismo oscila como un péndulo que es detenido de a poco por la fricción, hasta paralizarse en un punto medio, que a menudo es el más indicado.

Hoy en día, decir que Windows es más fácil de usar que Linux es haberse quedado en el tiempo o haberse convertido en un fundamentalista. Lo mismo al revés. Linux no es más sencillo que Windows. Windows no es más sencillo que Linux.

La distribución de Linux que más se parece en prestaciones, difusión y usabilidad a Windows es Ubuntu. La última versión estable hasta el momento, Ubuntu Hardy Heron, es muy sencilla. Sinceramente, entre Windows Vista Ultimate y Ubuntu Hardy Heron, yo elijo el segundo, y no por cuestiones ideológicas. Ubuntu Hardy Heron me pareció más fácil de usar.

Pero, como toda opinión sobre usabilidad, la afirmación anterior es subjetiva. Seguramente habrá muchos usuarios que les parezca más sencillo Windows Vista.

Mi opinión tiene fundamento. Muchas veces me ha pasado que para hacer algo que necesito, en Windows tengo que instalar dos o tres aplicaciones (a veces privativas) y aprender a usar complicadas interfaces gráficas y, en cambio, en Ubuntu, basta con un único programa o un simple comando de consola.

Para los windowseros que no me creen, a continuación menciono tres simples ejemplos.

Mirar archivos de video 3GP capturados con un celular

Para Windows la solución fue instalar una aplicación pesada como QuickTime (que en particular a mí siempre me resultó molesta) o convertir los archivos a AVI con un conversor (como resultado los archivos terminan pesando más).

Para Ubuntu la solución fue abrir una consola y escribir:

$ sudo wget http://www.medibuntu.org/sources.list.d/hardy.list -O /etc/apt/sources.list.d/medibuntu.list

$ wget -q http://packages.medibuntu.org/medibuntu-key.gpg -O- | sudo apt-key add - && sudo apt-get update


Encontrar estas dos líneas para agregar el repositorio de medibuntu a mi sources.list y actualizar el sistema, me costó menos de cinco minutos de googleo. Bajar el QuickTime e instalarlo, todos saben lo molesto que es.

Y encima hay distribuciones de Linux en las que ni siquiera hace falta instalar los codecs necesarios porque ya vienen instalados por defecto.

Girar un video

Necesitaba puntualmente girar un video (también un 3gp). Con Windows la única opción que encontré fue bajarme un programa conversor de 3gp a AVI, un programa que permitiera rotar AVIs y después volver convertir a 3gp si lo deseaba.

Con Ubuntu simplemente tuve que bajar/instalar un codificador GPL llamado memcoder, tipeando en la consola:

$ sudo apt-get install mencoder

Y luego el comando para rotar la imagen los grados que yo necesitaba:

$ mencoder -vf rotate=3 -oac pcm -ovc lavc 27-05-07_2346.3gp -o salida.3gp


Si a alguien le interesa, la explicación de este comando la encontré en este post de mundogeek.

Montar una ISO

Si alguno aún sigue preguntándose por qué Ubuntu me parece más sencillo que Windows, espere a leer este ejemplo, que para mí es el mejor.

Para montar un archivo ISO de un CD o DVD en una unidad virtual, en Windows es necesario una aplicación como Daemon Tools, que encima es propietaria.

Con Linux, el montaje de un archivo ISO es trivial, ya que lo soporta el mismo comando mount del SO y no se necesita instalar ningún programa. Simplemente teniendo cargado el módulo loop del kernel, que casi siempre está, uno puede abrir una consola y escribir:

$ sudo mount -t iso9660 -o loop archivo.iso /media/iso

Y si no me creen, échenle un vistazo a esta página de guia-ubuntu.

Conclusión

Algunas tareas son más sencillas con Windows. Algunas tareas son más sencillas con Ubuntu. Hablo de estos dos SO porque son los que conozco. Lo importante es: lo que puede parecerle fácil a un usuario, puede resultarle difícil a otro, y viceversa. Quizá algunos necesiten sí o sí manipular una ventana y tengan miedo de abrir una consola; quizá otros, como yo, a veces se mareen con una interfaz gráfica rebuscada y prefieran algo más simple y directo como escribir una línea de texto. "Sobre gustos no hay nada escrito".

Espero que les haya servido.

Por un mundo más libre!
Salud!